12 de diciembre de 2016

MUNDO ANIMAL - Albatros

Uno de los temas de este blog es el MUNDO ANIMAL. Día tras día leemos que aumenta la lista de especies en peligro de extinción; en muchos casos por "mérito" del hombre. Mal camino es éste. ¿Que sería de este planeta sin la fidelidad y compañía de un perro, la nobleza de un caballo, la belleza de un tigre, la elegancia de un flamenco, la gracia de un chimpancé, el canto de los pájaros, el colorido de los peces? Periódicamente "nos visita" un ejemplar de alguna especie para que los conozcamos. Puede ser cualquiera. Hoy es el turno de los albatros.

 Aclaración: Para la elaboración de esta nota, las fotos han sido tomadas de Internet. Si el autor o autores consideran que se está violando algún derecho, nos lo comunica y la eliminamos de inmediato o le damos el crédito correspondiente. Solo pretendemos difundir un poco de información sobre el mundo animal. 


Foto de http://sergiiolopez443.blogspot.com.es/
Los albatros o pájaros carnero (Diomedeidae) son una familia de aves marinas de grandes dimensiones que se distribuyen por casi toda la extensión del océano Antártico y el norte del océano Pacífico. Están entre las aves voladoras de mayores dimensiones. Los grandes albatros tienen la mayor envergadura alar de cualquier especie existente en la actualidad.

Se distribuyen tradicionalmente en cuatro géneros, aunque existe desacuerdo en cuanto al número de especies. Los albatros se mueven de forma muy eficiente en el aire y utilizando el planeo dinámico cubren grandes distancias con poco esfuerzo. Se alimentan de calamares, peces y krill, bien recogiendo animales muertos o capturando su alimento vivo en la superficie del agua o buceando.

Son aves coloniales y la mayoría nidifica en islas oceánicas remotas, a menudo compartiendo su territorio de nidificación con otras especies. Establecen una relación monogámica que dura toda su vida.

En idioma español el término albatros, nombre común que se aplica a los miembros de la familia Diomedeidae, proviene del inglés albatross. El término inglés proviene del portugués alcatraz (las aves homónimas en español, y que dieron nombre a la famosa prisión), que a su vez lo hace del árabe al-câdous o al-ġaţţās (un pelícano; que significa, literalmente, «buceador»).

Los fósiles más antiguos de albatros fueron encontrados en rocas que datan del Eoceno al Oligoceno, aunque algunos estén vinculados a esta familia sólo de forma provisional y ninguno parece estar particularmente cerca de las especies actuales.

Especies
En la actualidad se acepta comúnmente la división de la familia Diomedeidae en cuatro géneros, sin embargo el número de especies todavía está sujeto a debate. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y Birdlife International, entre otros, reconocen la taxonomía interina de 22 especies existentes.

Morfología y vuelo
Su pico es grande, fuerte y aguzado, con el maxilar superior que termina en un gran gancho. Está compuesto por varias placas córneas (ranfotecas) y lateralmente presenta dos narinas con forma de tubos que acompañan las caras laterales del pico, por donde expulsan la sal.

Los albatros tienen un coeficiente de planeo elevado, lo que significa que por cada metro que descienden, avanzan de 22 a 23 metros. Les ayuda en el planeo el hecho de contar con una membrana tendinosa que bloquea el ala cuando está totalmente abierta, lo que permite mantener el ala extendida sin un esfuerzo muscular adicional. Esta adaptación morfológica la comparten con los petreles gigantes.

El despegue es uno de los pocos momentos en el que necesitan batir las alas para volar, así como la fase más exigente en términos energéticos de los vuelos efectuados por estas aves. Los albatros combinan estas técnicas de vuelo con el uso de sistemas innatos de predicción del estado del tiempo. Los albatros del Hemisferio Sur que vuelan hacia el Norte desde sus colonias siguen una ruta en el sentido de las agujas del reloj, mientras que los que vuelan hacia el Sur lo hacen en sentido contrario.

Son aves tan bien adaptadas a su estilo de vida que presentan niveles de frecuencia cardíaca en vuelo similares a los registrados durante los periodos de reposo. Esta eficiencia funcional es tal, que no es la distancia recorrida en una salida en búsqueda de comida lo que implica un mayor gasto energético, sino los momentos de despegue, aterrizaje y de captura del alimento. Estos eficientes viajes de larga distancia son la base de su éxito como cazador de fondo, cubriendo grandes distancias y gastando poca energía en la búsqueda de fuentes de alimento distribuidas de forma dispersa en el océano.

Su adaptación al vuelo de planeo los hace, sin embargo, dependientes de la existencia de viento y olas. La mayoría de las especies no tiene condiciones morfofisiológicas que les permitan mantener un vuelo moviendo de forma activa las alas. En situación de calma están obligados a permanecer en reposo en la superficie del agua hasta que el viento se levante de nuevo. Duermen sólo cuando reposan sobre el agua, y no mientras vuelan.

Los albatros del Pacífico Norte pueden usar un estilo de vuelo en que alternan momentos en que baten las alas enérgicamente (y ganan altitud) con momentos de planeo. Cuando despegan, necesitan realizar una carrera para conseguir que pase suficiente de aire bajo las alas para que se cree la sustentación aerodinámica necesaria para levantar el vuelo. Distribución de los albatros en todo el mundo La mayoría de los albatros se distribuyen por el Hemisferio Sur, desde la Antártida hasta Australia, Sudáfrica y América del Sur. La excepción la constituyen las cuatro especies del Pacífico Norte, tres de las cuales son exclusivas de esta región, de Hawái a Japón, California y Alaska; y una, el albatros de las Galápagos, que anida en las islas Galápagos y se alimenta en las costas sudamericanas.

Imagen de https://www.google.es/
La necesidad de contar con viento, necesario para su vuelo de planeo, justifica su confinación en latitudes altas, ya que estas aves no están capacitadas para efectuar vuelos batiendo las alas, por lo que les resultaría muy difícil atravesar las zonas de calmas ecuatoriales. Esta especie, el albatros de las Galápagos, es capaz de vivir en aguas ecuatoriales en torno a las islas Galápagos debido a las aguas frías de la corriente de Humboldt y los vientos resultantes. Ocasionalmente se han avistado algunas especies meridionales divagantes en el Atlántico Norte, permaneciendo exiliadas en la zona durante décadas.

La utilización del rastreo por satélite ha permitido a los científicos una recogida significativa de datos sobre sus viajes en búsqueda de alimento efectuados a través del océano. No emprenden ninguna migración anual, pero se dispersan tras la época de reproducción, en el caso de las especies del Hemisferio Sur, realizando frecuentes viajes circumpolares.

Imagen de http://porlagloriadeobiwan.blogspot.com.es/
Alimentación
En su dieta predominan los cefalópodos, peces y crustáceos, aunque también son carroñeros y complementan su alimentación con zooplancton. Hay que tener en cuenta que para un gran número de especies sólo se conoce la dieta que mantienen durante el periodo de cría, época en que vuelven regularmente a tierra, lo que permite su estudio.

La importancia de cada una de estas fuentes alimenticias en su dieta varía sustancialmente de una especie a otra, e incluso de una colonia a otra. Así, mientras unas especies basan su alimentación en los calamares, otras ingieren una mayor cantidad de krill o de pescado.

 El análisis de picos de calamar regurgitados por albatros mostró que muchos de los calamares ingeridos eran demasiado grandes como para haber sido capturados vivos La dieta de especies como el albatros de ceja negra o el albatros de cabeza gris, está compuesta esencialmente de especies más pequeñas de calamares que tienden a hundirse tras su muerte, por lo que se presume que la necrofagia no debe desempeñar un papel importante en su dieta.. Hasta hace poco tiempo se creía que los albatros eran predominantemente recolectores de superficie, nadando paralelos al agua y capturando los calamares y peces llevados a la superficie por las corrientes, los predadores o debido a su muerte.

Además de la alimentación de superficie y el buceo, también se han observado albatros que se zambullían lanzándose desde el aire en picado para capturar sus presas.

Reproducción


Los albatros errantes son coloniales, pero tienen grandes y espaciados territorios. Por lo general nidifican en islas apartadas. En territorios de carácter más continental, se encuentran en promontorios con buen acceso al mar en varias direcciones. Muchos albatros grises y albatros de patas negras anidan bajo árboles en bosque abierto.

Las colonias varían desde acumulaciones muy densas hasta grupos mucho más pequeños y con nidos individuales muy espaciados. Todas sus colonias se sitúan en islas que históricamente se encontraban libres de mamíferos terrestres. Los albatros son muy filopátricos, esto es, que generalmente volverán a su colonia natal para reproducirse.

Tienen una esperanza de vida relativamente prolongada; la mayor parte de las especies vive más de 50 años. Alcanzan tarde la madurez sexual, tras aproximadamente cinco años, pero incluso una vez que han alcanzado la madurez, no se unirán a una pareja para reproducirse durante mucho tiempo (hasta más de 10 años en algunas especies) y establecen una relación monógama durante toda su vida. Los jóvenes no criadores se unen a una colonia antes de comenzar a reproducirse, dedicándose durante varios años a practicar los complicados rituales de apareamiento y a los distintivos «bailes» tan conocidos de esta familia.

La puesta de los huevos y el cuidado de las crías es una inversión importante. Incluso las especies que pueden completar un ciclo reproductivo en menos de un año, raramente efectúan puestas en años consecutivos. Los grandes albatros (como el albatros errante) invierten más de un año en cuidar de la cría desde la puesta hasta que ésta adquiere su plumaje. Ponen un único huevo subelíptico, blanco con puntos marrones rojizos, durante la estación reproductiva. Los huevos más grandes pesan de 200 a 510 g. Si pierden el huevo a causa de depredadores o por accidente, no harán una nueva tentativa de cría ese año. La separación de parejas establecidas es algo muy raro entre los albatros y por lo general sólo se produce tras varios años de tentativas de cría infructuosas. Los albatros cuidan y protegen a sus crías hasta que son lo bastante grandes como para defenderse y termorregularse por sí mismas.

Imagen de https://oldearth.wordpress.com
Todos los albatros meridionales construyen grandes nidos para sus huevos, utilizando hierba, arbustos, tierra, turba y hasta plumas de pingüino, mientras que las tres especies del Pacífico Norte construyen nidos más rudimentarios. Por su parte, el albatros de las Galápagos, no construye un nido e incluso traslada su huevo a lo largo del territorio de cría, a veces hasta 50 m, lo que en ocasiones provoca la pérdida del huevo. En todas las especies de albatros, ambos padres incuban el huevo en períodos que duran entre un día y tres semanas. Junto con los kiwis, los albatros tienen el período de incubación más largo de cualquier ave; la incubación dura aproximadamente de 70 a 80 días (algo más en el caso de los grandes albatros).

Es un proceso que conlleva un gran gasto energético y puede suponer que un adulto pierda hasta 83 g de peso en un día. Tras la eclosión, la cría es empollada y protegida durante tres semanas hasta que sea lo bastante grande como para defenderse y termorregularse por sí misma. Durante este periodo, los progenitores alimentan al pollito con pequeñas comidas durante los cambios de turno en sus cuidados. Una vez terminado el período de empollado de la cría, ésta recibe alimento en intervalos regulares por parte de los padres, que adoptan períodos alternativos de viajes cortos y de larga duración, para proporcionarle comidas.


Las comidas están formadas tanto de calamares frescos y peces como de krill, así como de aceite estomacal, un alimento energético que es más ligero y fácil de transportar que llevar piezas capturadas sin digerir. Las crías tardan mucho en emplumar. En el caso de los grandes albatros, el proceso puede llevar hasta 280 días. Aún en el caso de albatros de menor porte, tardan de 140 a 170 días. Los jóvenes empluman solos y no reciben ninguna ayuda adicional de sus padres, que vuelven al nido cuando ya han adquirido el plumaje completo, inconscientes que su cría ya se ha marchado. Estudios sobre la dispersión de ejemplares jóvenes por el océano sugieren que existe un comportamiento de migración innato, una ruta de navegación codificada genéticamente, que los ayuda a orientarse en el mar cuando si internan en el océano por primera vez.
(Fuente: Wikipedia)
*

No hay comentarios: