12 de abril de 2010

Compromiso

Si no nos imponemos alguna meta o compromiso, la vida puede transcurrir como un bote a la deriva. Para este año el desafío es completar la lectura de estos libros, sin saltear ninguna línea.

Entre los cuatro suman miles de páginas en las que iremos intercalando otros textos que atraigan nuestro interés según nuestro estado de ánimo. En el caso de "Los miserables" se trata de una segunda lectura largamente postergada.



Anímense (sobre todo a los jóvenes): márquense un objetivo y esfuércense por alcanzarlo.
*

3 comentarios:

Pepe dijo...

¿Tienes esperanza de que los jóvenes lean? Yo diría que va a ser que no, pero suerte en el intento...

;)

José T. dijo...

Me conformaría con que se interesaran por algún libro menos voluminoso para que no mueran en el intento. Lo importante es tener la voluntad de comenzar; a lo mejor descubren un mundo nuevo, fascinante, sin duda. Gracias Pepe.

Pepe dijo...

Yo jamás quise ser profesor, y sólo en tiempos di clases particulares, porque cada día me gusta menos cómo está la enseñanza, pero mi primo, profesor de Lengua y Literatura desde hace más de 20 años, dice que cuando manda a sus alumnos leer un libro, le contestan cosas como: "¿Por qué no lo lees tú y nos lo cuentas?", y si del libro se ha hecho película: "¿Por qué no vemos la peli y nos ahorramos leer?". De hecho, muchos chicos jóvenes no son capaces de leer en voz alta un texto, no saben entonar, ni puntuar...