6 de noviembre de 2013

La luna se ha puesto (John Steinbeck)

- Libro nro. 223 leído en este blog -

Género:   Relato
Año:        1942
Páginas.  100
Título original: The Moon is Down
Traducción:  Pedro Lecuona
Elegido por:   Autor
Valoración:  Bueno



Otro alegato contra la guerra, esta vez en forma de novela corta o relato, como se quiera o como se deba llamarlo, no lo sé exactamente. Pero eso es lo de menos. Lo cierto es que ya me resulta difícil no valorar como "muy bueno" o "bueno" cualquier texto salido de la pluma de John Steinbeck, un "abonado" a este blog, que seguramente seguirá desfilando por aquí a través de sus otras obras pendientes de lectura.

Este relato fue escrito en 1942, el mismo año que Las uvas de la ira y La perla, que ya leí y que tan buen sabor me dejaron. Es una historia simple, pero su simpleza la hace más contundente y directa: una fuerza invasora, cuyo origen Steinbeck no identifica pero todo hace suponer que son tropas alemanas, ocupa un pequeño pueblo (no dice nombre ni ubicación) y somete a sus habitantes, o eso pretende.

La misión de los invasores es asegurar la producción de carbón y para ello no trepida en fusilar a algunos lugareños creyendo que esa demostración de fuerza impondrá más respeto. Con mucha sutileza el autor bosqueja una resistencia pasiva por parte de los pobladores haciendo que los presuntos alemanes se sientan cada vez más incómodos: no los saludan al cruzarse en la calle y en los restaurantes se les sirven comidas demasiado saladas o muy picantes. Como en toda historia bélica, hay héroes y traidores. Aquí también hay vencedores que no son tales y de la pasividad se pasa a la acción como si la llama de la libertad es lo que finalmente prevalece.
*

Sinopsis
Esta novela corta recrea el tenso ambiente de un pueblo recién invadido. En una época imprecisa, un pueblo sin localización concreta y un ejército anónimo protagonizan una guerra que bien pudiera ser cualquiera. Se trata del drama de unos vencedores que se saben vencidos, que pueden matar pero no imponerse, que se abruman frente a la enconada hostilidad, la fingida sumisión, la solapada resistencia y por último, la violencia liberadora de un pueblo que se considera independiente.
*

Primeras líneas
Para las once menos cuarto había terminado todo. El pueblo estaba ocupado, los defensores habían sido derrotados, la guerra había concluído. El invasor había preparado aquella campaña con el mismo cuidado que otras más importantes. El domingo por la mañana, el cartero y el vigilante habían salido a pescar en el bote a vela que el popular comerciante Corell les había prestado para todo el día, y estaban varias millas mar adentro cuando vieron que pasaba en silencio un pequeño y oscuro transporte cargado de soldado. Como el asunto les concernía personalmente en su calidad de funcionarios, decidieron enterarse de lo que sucedía, mas para cuando llegaron al puerto los soldados se habían apoderado de él. Ni siquiera pudieron llegar a sus oficinas de la municipalidad, y cuando insisitieron en sus derechos los apresaron y los encerraron en la cárcel. 
 ...

El autor

John Steinbeck nació en Salinas, California, el 27 de febrero de 1902 y falleció en Nueva York, el 20 de diciembre de 1968. Su padre, John Steinbeck (1863-1935), era tesorero; su madre, Olivia Hamilton (1867-1934), maestra. Tuvo tres hermanas. Estudió en Salinas y luego en la Universidad de Stanford pero nunca se graduó. Desempeñó distintos oficios, entre ellos el de trabajador durante la construcción del Madison Square Garden. En 1925 se marchó a Nueva York, donde trabajó como freelance para el New York American, pero fue despedido. El resultado de esta experiencia sería el ensayo Making of a New Yorker publicado en 1946 en The New York Times. Steinbeck regresó a California un año después y trabajó de guía turístico en el acuario de peces de Tahoe City, donde conoció a Carol Henning, su primera esposa.
*