18 de enero de 2014

CINE - Agosto

Título original:  August: Osage County
Duración:   120 min
Año:  2013
País:  Estados Unidos
(Adaptación de la obra teatral de Tracy Letts, ganadora del premio Pulitzer de 2008)
Reparto:  Meryl Streep, Julia Roberts, Ewan McGregor, Juliette Lewis
Dirección:  John Wells

Valoración: Muy buena



Otro duelo actoral de alto voltaje que prestigia esta muy buena película, quizá demasiado cargada de dramatismo en alguna de sus escenas, algo que sin embargo no desmerece en absoluto la valoración final. Esta vez son Meryl Streep -tal vez la mejor actriz viviente- y Julia Roberts, sin maquillaje, a cara limpia, muy lejos de aquella Prety Woman que la hizo famosa, a ella y a su sonrisa.

El argumento no es original. Los dramas familiares que se ventilan en una reunión, alrededor de una mesa o en un par de días de forzada convivencia, han sido abordados profusamente por el cine con resultados dispares. El trabajo del director, en este caso John Wells adaptando la obra teatral de Tracy Letts, necesariamente debe imprimir a su realización una alta dosis de intensidad  para que el interés del espectador no decaiga. Si cuenta con actrices como las dos mencionadas, esa tarea se verá facilitada.

Meryl Streep es siempre garantía de éxito, sus notables interpretaciones ya no sorprenden, pero aquí junto a ella encontramos a una Julia Roberts en una actuación también descollante. Sin maquillaje ni lujoso vestuario para lucir, todo dependerá de sus dotes de actriz, y en Agosto las ratifica plenamente.

Meryl Streep y Julia Roberts 
se sacan chispas
Violet Weston (Meryl Streep), adicta a los fármacos, el tabaco y el alcohol, es la matriarca de una familia que recibe en su mansión la visita de sus tres hijas y sus parejas para asistir al funeral del marido que fue encontrado ahogado en las aguas de un lago.

Durante la cena, opípara por cierto no obstante el luctuoso acontecimiento que los reunió, estallan los conflictos familiares soterrados por las distancias geográficas que separaban a madre e hijas. Julia Roberts, en la piel de Barbara, la mayor, entabla con su madre una batalla de reproches, acusaciones y resquemores. Pero no se trata sólo de ellas dos. Cada una de las parejas tiene sus propios dramas, reflejados en matrimonios rotos, desavenencias, engaños e infidelidades que algunos conocían pero que nadie había mencionado hasta ese día.

El cine es para divertirse, entretenerse, vivir aventuras, reflexionar y sufrir. Esta película sirve, además, para disfrutar de dos notables interpretaciones; es la sensación que me dejó como simple espectador.
*

Afiche original 
*

2 comentarios:

flaco dijo...

Son mis dos actrices extranjeras actuales preferidas....

José T. dijo...

Buena elección querido 'flaco'. Aquí Meryl Streep 'se pasa' una vez más, y Julia Roberts me sorprendió.