9 de abril de 2013

Escritora en ciernes

Nuestra nieta Paula está convirtiéndose en una mentirosa compulsiva, pero eso, lejos de preocuparnos, nos hace pensar que estamos en presencia de una escritora en ciernes, ya que ha hecho de la ficción su rutina diaria.

Sin ir más lejos, hoy, ante una pregunta de su padre, mintió descaradamente cuando el progenitor la interrogó sobre lo que habían almorzado en la guardería Eterna Juventud. Muy suelta de cuerpo, la precoz fabuladora respondió: "pescado" cuando en realidad el menú consistió en un suculento pastel de papas, algo que puede atestiguar el otro comensal, Matías, y de lo que también puede dar fe, el otro testigo, Lucas que, si bien no pudo degustarlo, observaba todo con sus ojos bien abiertos mientras iba llenándose los mofletes con el contenido de su biberón.

Como no es la primera vez que esto ocurre, la guardería quiere evitar que sus menús siempre equilibrados, sean modificados a su antojo por la imaginativa niña. Si además de estas mentirillas inocentes, tenemos en cuenta que a veces Paula inventa hechos y situaciones ficticias, ¡que se dedique a eso, que las vuelque en una hoja de papel y las transforme en ficción pura, dura y remunerada! ¿qué otra cosa, sino, hacen los escritores?



Aquí están las pruebas:

Menú de hoy

Versión de Paula

*




3 comentarios:

Beatriz dijo...

Hay que comprenderla a Paula...Ella no miente (dice siempre la verdad según ella) Lo que pasa es que le aburren las preguntas y dice lo primero que se le ocurre. Eso sí tiene mucha imaginación..Se inventa historias con sus muñecas y la tiene a la abuela de ayudante. Es más le dicta los textos y hay que seguirla jajaja!! Es increíble esta niña

martagbp dijo...

Maravilloso y simple!! Besos!!!

JotaT. dijo...

Gracias Beatriz por el acertado comentario y gracias Marta por el elogio, también maravilloso y simple.