18 de enero de 2012

Una idea para la gente joven

José Trepat
Los párrafos que siguen serán leídos, si el tema interesa , tanto por aquellos que visitan el blog en forma regular, como por quienes recalan aquí de manera circunstancial. Pero en esencia, están pensados para un grupo específico de personas de las que me separa una brecha generacional.

Los destinatarios son aquellas parejas jóvenes que han formando una familia o se hallen en vías de hacerlo. Es decir, que estoy pensando en quienes, por diferencia de edad, podrían ser mis hijos o mis nietos. Identificado ya el público al que va dirigido, sigamos explicando el proyecto, que consiste -nada más ni nada menos-, en exhortarlos a formar una biblioteca con un mínimo de 100 títulos.

Bits versus papel

El avance tecnológico es vertiginoso e incontenible. Para las futuras generaciones, los libros, tal como los conocemos, serán una rareza. En la actualidad ya se puede conseguir en formato digital prácticamente todo lo que se ha editado desde la invención de la imprenta, y lo que poco que debe faltar, está pronto al caer.

No me imagino un hogar en los que las estanterías repletas de libros de todo tamaño y color desaparezcan porque "ocupan mucho espacio" y sean suplantadas por un diminuto pen-drive que, ¡oh milagro tecnológico!
pueda almacenar centenares de textos.



1. ENCICLOPEDIA   2. HISTORIA DE ARTE   3. DON QUIJOTE   4. LOS MISERABLES

Es verdad que tendremos la compañía de los libros tradicionales durante algunas generaciones más, así que los jóvenes del mañana pueden crecer perfectamente conviviendo con las ventajas del mundo digital y el placer de estar en contacto visual y físico con nuestros libros de toda la vida.

Yo sugiero modestamente que los padres jóvenes piensen en ellos mismos y en sus hijos  y se decidan a gastarse unas pocas monedas de tanto en tanto, para ir adquiriendo los 100 libros (o los que quieran) con los cuales formar la biblioteca básica, de la que, no cabe duda, algún día se sentirán orgullosos.

En este blog iremos publicando los que -a mi criterio muy personal- podrían ser esos 100 títulos. Muchos van a quedar afuera de esa lista, y otros serán sustituidos por otros, según la libertad de decisión de cada uno. Lo que vamos a publicar aquí es puramente orientativo.

Los primeros volúmenes

 Los títulos que se propongan llevarán un número hasta llegar al 100. En la ilustración de más arriba, están las primeras cuatro sugerencias. Pienso que estaría muy bien comenzar con una enciclopedia, aunque es verdad que hoy día todo está en Internet. Sin embargo, creo que en una biblioteca no puede faltar. El negocio de la venta de enciclopedias se terminó por lo antedicho sobre Internet, pero por esa misma razón, se pueden encontrar en la red muy buenas oportunidades de comprar una usada.

Junto a la enciclopedia, demonos la oportunidad de tomar contacto con el Arte en sus distintas expresiones. La Historia del Arte, de H. Gombrich, es una muy buena opción.  Comenzando con la literatura y teniendo en cuenta que nuestro idioma es el castellano, parece obvio que el primer ocupante de nuestra biblioteca sea Don Quijote de la Mancha. Al lado ubico una obra monumental: Los miserables, de Victor Hugo. Téngase en cuenta que lo que proponemos es una selección muy apretada de obras y autores. Cualquiera se puede informar sobre la vastísima producción de Miguel de Cervantes y de Victor Hugo.

Nos puede parecer que estos libros "clásicos" son muy voluminosos, pero seguro que en algún momento de la vida estiraremos el brazo, le daremos una ojeada y tal vez ese sea el momento de comenzar a leerlos. Como los buenos amigos, estarán allí siempre que los necesitemos.

En la próxima entrada irán otras cuatro sugerencias.
*


2 comentarios:

El Golondrina dijo...

No sé molt bé com he aconseguit (totalment involuntari), arribar al teu blog. Et felicito. De entrada, blog que parlin i tinguin a veure amb llibres, ja m'agrada.
Ja ens anorem "veient".
Jaume Saladrigas Cussons
elgolondrina.blogspot.com

JotaT. dijo...

Muchas gracias El Golondrina. Soy catalán pero no lo escribo correctamente porque residí 55 años fuera de España. Me avergüenza no poderte responder de la misma manera pero sí lo leo perfectamente. Gracias, un saludo.