1 de diciembre de 2013

Tiempo de memoria (Carlos Fonseca)


A los visitantes del blog: para votar en la encuesta de la columna de la derecha, ver aquí las bases y otros pormenores.

- Libro nro. 228 leído en este blog -

Género:   Novela histórica  (Guerra civil española)
Año:        2009
Páginas:  286
Elegido por:   Tema
Lectura:  Biblioteca
Valoración:  Muy bueno




Decía Giovanni Papini: "Cuando era joven leía casi siempre para aprender, hoy, a veces, leo para olvidar". Esta frase del escritor italiano (1881-1956) me parece apropiada para encabezar este comentario, aunque voy a tomarme la licencia de agregarle un NO entre 'para' y 'olvidar' para adaptarla a lo que quiero decir. Quedaría, entonces, "hoy, a veces, leo para no olvidar", y de eso trata este conmovedor libro de Carlos Fonseca, que descubrí sin buscarlo, en una de las acostumbradas recorridas por los anaqueles de la Biblioteca pública.

Su lectura, rápida por el ritmo que le imprime el autor y por lo interesante del tema, hace que nos detengamos a pensar que hay hechos que no pueden ni deben olvidarse, aunque tan sólo sea como un mudo homenaje que pague en parte la deuda de la memoria que tenemos con quienes lucharon en el bando legal pero perdedor de la Guerra Civil española. Tantas víctimas anónimas enterradas en fosas comunes  merecen que se las recuerde.

Esto es lo que hace Tiempo de memoria: rescatar del olvido a uno de esos jóvenes idealistas que ni se sentía héroe ni buscaba serlo. José Rico Martín fue simplemente el protagonista de un suceso que nunca existió, de algo que no llegó a ser. El periodista y escritor Carlos Fonseca recoge aquí los resultados de la investigación de un historiador que, hurgando en los archivos, descubrió la historia de José Rico. El autor toma esos datos y le da forma de novela a la vida real de este joven que sólo quiso defender al gobierno de la República ante el alzamiento que pretendía "evangelizar" a España.

El libro cuenta que José se alistó en el bando republicano y fue enviado a Ceuta. Allí ideó un plan por demás ambicioso: nada menos que matar a Franco durante una visita del que luego fuera Caudillo de España por la Gracia de Dios. El plan fracasó por culpa de un delator (de cuya identidad nos enteramos al final del libro). José Rico, que había sido ascendido a cabo, fue arrestado junto con otros compañeros y aquí comienza un tramo conmovedor del libro. En un diario personal el cabo Rico escribe que día a día iban siendo fusilados los prisioneros que compartían encierro en la fortaleza militar de Monte Hacho.  José sabe que también le tocará a él y eso es lo que relata en su diario con la esperanza de que un día llegue a sus padres y siete hermanos.

En la última entrada de su diario, escribe: "Me fusilan al amanecer. El capitán Navarro me ha preguntado si quiero decir algo. ¡Vivir!, le he dicho"
*

Muros de la fortaleza militar de Monte Hacho (Ceuta)
junto a los cuales fue fusilado el 
Cabo José Rico y otros
cuatro implicados
 en el complot
Sinopsis
Una carta traspapelada en los archivos militares permite que Ernesto López, profesor de Historia Contemporánea, rescate la desconocida historia del cabo José Rico, el joven que en 1936, a los pocos días del alzamiento, intentó matar a Franco.

Le emotividad de la misiva enviada en 1937 a los padres del muchacho conmueve al profesor, quien se obsesiona con la historia de José Rico. A partir de ese momento, abandona sus estudios sobre la represión de la posguerra y abre todas las posibles vías de investigación para descubrir quién era el joven, como planeó el magnicidio y que sucedió durante los últimos días de su vida. Los datos que finalmente sobrecogen al historiador son los que dan cuenta del destino final del cabo y de los miembros de su familia, todos ellos atravesados por la tragedia y atravesados por la historia.
*
José Rico y el cuartel de Ceuta
Primeras líneas
Muy Sr. mío y de mi mayor consideración. Deberes de mi cargo me obligan a cumplir esta misión, tan penosa, de dar a Vd. cuenta del fallecimiento de su querido hijo José en las circunstancias que Vd. ya conoce. Por lo que le envío mi más sentido pésame,

El perfil de las letras se desdibujó en sus ojos por efecto de las lágrimas. Era la confirmación de un desenlace esperado, y pese a ello no pudo evitar una sensación de ahogo en el pecho. Pasó la mano por las mejillas y continuó leyendo para sí.

He de decir a Vd. para su consuelo que el asunto en que se había metido su hijo, partiendo de una falsa idea, influenciado sin duda por las radios rojas, era tan gravísimo que a pesar de mi buena voluntad y de la poderosa ayuda que me ha prestado Don Francisco Vicente, con sus profundos conocimientos jurídicos y sus amistades, no fue posible en modo algtuno conseguir del consejo de guerra que se aminorara la pena pedida por el señor Fiscal para su desgraciado hijo. 
....
*
El autor 
Carlos Fonseca (1959) es periodista y escritor especializado en narrar los horrores de la guerra civil a través de sus protagonistas anónimos. Historias mínimas sin las que es imposible entender la Historia con mayúscula. Garrote vil para dos inocentes (1998) y Rosario Dinamitera (2006) son otros dos ejemplos de este género en su carrera literaria. Otro de sus libros que tuvo mucho éxito, Trece rosas rojas, fue llevado al cine. En 2005 obtuvo el galardón de Periodista del año.
*

2 comentarios:

Cantona dijo...

Calificas el libro de conmovedor. No sabría encontrar palabra más apropiada para calificarlo.
El libro te adentra en las miserias de la guerra, tanto en sus protagonistas como en sus familiares. Te cuenta la crudeza, los odios que existen en la trastienda de todo conflicto bélico. Cuenta lo que los libros de historia no relatan, porque está fuera de su contexto.

Si señor, un libro conmovedor. Y una excelente entrada.

Volveré para comprobar que todas las demás siguen el mismo ritmo.


Dayan Morales Molina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.