23 de junio de 2008

Henning Mankell - escritor




José Trepat


Henning Mankell era un desconocido para mí hasta que un día, mi esposa me comentó que acababa de leer una novela que le había resultado muy interesante.

Somos asiduos visitantes de la espectacular -por tamaño y diseño- Biblioteca Pública de Mataró y realmente hacemos muy buen uso de lo que ofrecen sus nutridas estanterías. Yo elijo los libros casi siempre por autor y en cambio, ella prefiere leer las solapas o contratapas, y si el tema le interesa, al bolso y a casa. Así ha descubierto cosas interesantes y una de ellas ha sido este autor sueco, que se ha convertido en uno de mis preferidos.

La novela en cuestión era “La quinta mujer”. La leí y desde entonces no se me ha escapado ninguno de los títulos de Henning Mankell traducidos al castellano. Al ir pasando las páginas de esta novela, me atrapó la descripción que hace Mankell de su personaje principal, el inspector Kurt Wallander, jefe de la División Homicidios de una pequeña ciudad sueca, Ystaad, donde transcurre la acción de la mayor parte de sus novelas.

Wallander es el anti héroe por excelencia. De mediana edad, abandonado por su esposa, enfermo de diabetes y casi siempre propenso a caer en estado de depresión a causa de los sinsabores de su vida personal y los problemas de la sociedad en que le toca vivir, el policía, con problemas de sobrepeso, proyecta en el lector una sensación de realidad y verosimilitud en su modo de actuar. En la soledad de su apartamento se deleita escuchando ópera.

Mankell parece reflejar a través de su personaje la angustia que le provocan los cambios políticos y sociales en Suecia. En una entrevista expuso su pensamiento. "Escriba lo que escriba quiero dejar patente mi opinión sobre lo que ocurre en nuestro mundo, porque hay muchas cosas que me horrorizan"…."Mi protesta por la guerra de Irak es tan fuerte desde Europa como desde África; Estados Unidos está haciendo estragos en el mundo".


Mankell, casado con la hija del afamado director de cine sueco, Ingmar Bergman, ha escrito decenas de título, entre la mencionado serie Wallander, novelas para jóvenes y obras de teatro. Su obra literaria, que comenzó en 1973 con la novela "Asesinos sin rostro", ha ido desarrollándose en el marco de una turbulenta vida sentimental, en la que admite cuatro hijos de "relaciones anteriores"

Su vida transcurre entre Estocolmo y Maputo, en Africa, donde es director del Teatro Nacional de Mozambique. Con más de 20 millones de libros vendidos en todo el mundo y traducidos a varios idiomas, ocupa un destacado lugar en la categoria de los best-sellers.


Son muy agudas sus críticas contra las injusticias sociales y defiende con vehemencia al Africa negra, pobre y olvidada. Pero le agrega un matiz de esperanza: "Si tuviera la oportunidad de volver dentro de 100 años, aunque sólo fuera por una hora, me encontraría un África próspera, porque estoy convencido de que lo que hoy vivimos cambiará para mejorar el futuro".


Mankell menciona a John Le Carré como el inspirador de su estilo y entre sus autores preferidos figura el escocés Ian Rankin.


Algunos de los títulos leídos y recomendables:

Asesinos sin rostro, Mördare utan ansikte (1991)
Los perros de Riga, Hundarna i Riga (1992)
La leona blanca, Den vita lejoninnan (1993)
El hombre sonriente, Mannen som log (1994)
La falsa pista, Villospår (1995)
La quinta mujer, Den femte kvinnan (1996)
Pisando los talones, Steget efter (1997)
Cortafuegos, Brandvägg (1998)
La pirámide (historias cortas), Pyramiden (2000
Antes de que hiele
El profesor de baile
Zapatos italianos (todavía no lo he leído)


Página oficial de Mankell (en inglés)
http://www.henningmankell.com/

*


2 comentarios:

José Luís Romero dijo...

...Barcelona es una ciudad donde la violencia no respeta ni a los viejos ni a los niños, una ciudad donde la vida en su estado natural es cruel y a veces sucia, una ciudad donde reina una batalla sin cuartel de todos contra todos y donde los más fuertes y los más sinvergüenzas avasallan a los más débiles...
...Barcelona es una ciudad violenta, más de lo que la gente cree…

La investigación de un caso de espionaje industrial hará que Evaristo Conrado, ex-guardia civil metido a detective privado, se vea inmerso en una compleja trama de intrigas masónicas, asesinatos y experimentos farmacéuticos con soldados españoles en Afganistán. Para ello deberá adentrarse en los bajos fondos de la Barcelona actual y compartir suerte con las diferentes policías que se reparten la seguridad de la ciudad: los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana, con los que vivirá situaciones extremas en la resolución del caso. La novela se desarrolla en una insolente Barcelona que no anuncian las guías turísticas: una Barcelona violenta y corrosiva, una ciudad hecha sólo a medida de los fuertes.
Con una narrativa ágil, llena de ironía y cinismo, Siempre quise bailar como el negro de Boney M recupera el sabor de los clásicos americanos de novela negra.
http://minovelanegra.blogspot.com/

Jose T dijo...

Gracias por el comentario, en el que hay mucho de realidad. Tomamos debida nota de la novela sugerida.
Jose T