5 de agosto de 2009

Nuestros seguidores responden





(Dos colaboraciones)


Primera sugerencia


Seamos sinceros. Hay muchas personas que han sabido de la existencia de Jasper Maskelyne y su papel determinante en algunos episodios de la Segunda Guerra Mundial?

Tal vez sí, pero yo no había visto el nombre del famoso ilusionista británico nacido en 1902 y muerto en Kenia en 1973, hasta que un seguidor de este blog nos recomendó un libro de David Fisher, titulado “El mago de la guerra”.

El seguidor, interesado en conocer distintos aspectos de la Segunda Gran Guerra del siglo pasado, ha contribuido así a justificar la existencia de este espacio, que es promover la lectura de obras que hayan despertado el interés de nuestros visitantes.

En base a consultas en varios sitios de la inagotable fuente de conocimientos (y de otras cosas descartables) que es Internet, sigue a continuación una sucinta recopilación de datos para que el visitante decida si le interesa acceder al libro en cuestión.

La veracidad de los datos expuestos no puede ser garantizada por este blogger.

En “El mago de la guerra”, David Fisher describe de que manera John Nevil Maskelyne contribuyó en la derrota del mariscal alemán Edwin Rommel, el “zorro del desierto” en el norte de Africa, y como ayudó al mariscal inglés Bernard Montgomery a evitar la invasión nazio a Medio Oriente.

Algunos de los trucos: utilizó las luces reflectoras del Canal de Suez para confundir a los pilotos alemanes y evitar el bombardeo del puerto de Alejandría. ¿Cómo lo logró?


No podia hacer desaparecer la ciudad-puerto, ni esconderla...así que la cambió de lugar!!!!.Como los bombardeos alemanes eran nocturnos hizo una réplica exacta de las luces del puerto a unos kilómetros del verdadero.Cuando llego la noche, hizo que apagaran las luces de Alejandria, y encendió las de la réplica logrando que los experimentados pilotos de la Luftwaffe (la aviacion alemana) bombardearan el falso puerto por dos noches consecutivas, creyendo que su misión había sido exitosa.

Otros truco de “magia” están obviamente en el libro. Suena muy interesante.

David Fisher es autor de más de 40 libros de muy variadas materias. Sus trabajos suelen entrar en las listas de más vendidos y su libro El mago de la Guerra ha permanecido en las listas de bestsellers en gran número de países. Vive en Nueva York con su esposa Laura, dos hijos, dos gatos y un pequeño y fiel perro.


*

Segunda sugerencia


Otro seguidor (en este casi seguidora), uno de cuyos pasatiempos favoritos es la lectura, nos recomienda una novela de la escritora norteamericano Elizabeth George.


Si bien reside en California, la novelista sitúa sus obras en Inglaterra, país del que hace una muy cuidada descripción de lugares y costumbres. En ese ambiente ha creado al personaje central de sus libros, el inspector Lynley.

Susan Elizabeth George nació en Warren, Ohio. Su página oficial no consigna el año.

Nuestra seguidora dice que la novela “El padre ausente” (Missing Joseph) se lee con mucho interés a lo largo de sus 500 páginas, en la que se expone “una turbadora intriga, un incisivo análisis de la relación entre padres e hijos y una sombría pintura del universo rural”.

Se trata de una novela de intriga, escrita en 1993, apropiada para que la lectura sea un entretenimiento placentero.

Aquí quedan entonces estos dos aportes de nuestros seguidores. Gracias por colaborar.



Sabemos que un seguidor ha intentado comprar (no lo encontró) el libro "Una lectora nada común", sugerido en este blog. Bien! es un signo alentador.

*


3 comentarios:

Aisidedpipol dijo...

En cuanto a David Fisher, me arriesgo a decir que es verdad.
Lo que hicieron también, fue cubrir simples camiones con estructuras prefabricadas, simulando blindados aliados. En muchos casos también utilizaron inflables, y tenian mucho cuidado con las proyecciones de las sombras y huellas de los vehículos. La idea era que los aviones de reconocimiento enemigos los tomarán como autenticos movimientos militares aliados.

Lo peor es que funcionó.

Guille dijo...

Muy bien Sr Sabatini, veo que Ud es un entendido en la materia. Es tal cual como decis, aparte de otras muchas "ideas" aplicadas que nunca se sabran si realmente funcionaron o no.
También simulaban barcos de guerra y submarinos para confundir... de todo un poco. El libro esta bien narrado por lo que no se hace nada aburrido.

José T. dijo...

Gracias señores Sabatini y Guille. Esto es participar activamente en un blog. Personalmente desconocía la existencia de Fisher y del personaje de su libro, y gracias a este aporte-sugerencia me entero de algo que no sabía.
Los temas de la Segunda Guerra Mundial son inagotables y si nos adentramos en el mundo de los espías encontraremos cosas apasionantes y hasta increíbles, pero ciertas.