11 de septiembre de 2009

Momentos para recordar (2) (Casablanca)



Se dice que a cierta edad se comienza a vivir de recuerdos. ¿Pero alguien puede poner un número a esa “cierta” edad? ¿O la misma comienza precisamente cuando ya no hay alicientes para acometer alguna iniciativa que mantenga latente la ilusión de vivir? En fin, el tema es un poco complicado y no tengo la intención de internarme en esos vericuetos.

Creo simplemente que los recuerdos –buenos y malos- acuden a la mente en cualquier momento, y que por instinto de supervivencia se tiende a descartar los desagradables y dar preferencia a los que nos han dejado un sabor dulce.

Pero no quiero decir que dulce signifique sólo risas o alegrías, sino que incluye también emociones gratificantes que nos llegan a través de gestos o acciones de solidaridad, altruismo, gratitud, etc., en la vida real, y que recibimos también de libros y películas, medios que absorben la mayor parte de mi tiempo libre.

En Momentos para recordar (1), en base a una muy buena historia, una muy buena dirección y actores admirables, hemos visto apenas 5:56 minutos de una película que seguramente emocionó a todos. Claro que para esto es imprescindible contar con los elementos tecnológicos (youtube) porque una cosa es relatar ese fragmento y otra muy distinta verlo.

Pero como siempre, lo importante es la calidad. Hay libros maravillosamente escritos pero que llevados al cine han quedado literalmente destrozados. Es cuestión de saber hacer las cosas con oficio y con esmero.

En esta segunda entrada de Momentos para recordar vuelvo sobre la película que PARA MI es la mejor que visto (36 veces): CASABLANCA, pero esta vez con fragmentos de videos que no pueden describirse como intenté hacerlo en la nota publicada hace algún tiempo
( ¿Por qué CASABLANCA? ).

Mi obsesión por CASABLANCA tal vez responda a motivos personales de tiempo, lugar, tema, entorno) que no tienen por qué ser compartidos. El guión, el mejor de la historia según la Asociación de Guionistas Estadounidenses, y la idolatría por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, se aúnan para que sea mi preferida.

No me olvido de Ciudadano Kane y de El Padrino, pero que quieren que les diga? CASABLANCA tiene ese no sé qué …( y pensar que el papel de Bogart iban a dárselo al pétreo Ronald Reagan …! Seguramente ahora no estaría escribiendo esto.

La película tiene muchos momentos para recordar pero para no extender en demasía esta nota, encontré tres que pueden verse en imágenes.

Para quienes no han visto CASABLANCA, digamos sucintamente que el guión fue adaptado de una obra teatral, y que la acción transcurre mayormente en el principal Café de la ciudad, cuyo propietario es Rick (Bogart), un aventurero norteamericano de pasado dudoso.

Estamos en la Segunda Guerra Mundial y la ciudad de Casablanca forma parte del territorio francés no ocupado por los nazis.

Al café de Rick acude todas las noches una variada gama de personajes, desde altos oficiales militares alemanes, el colaboracionista jefe de policía francés (notable Claude Rains), refugiados políticos, contrabandistas, delincuentes, combatientes de la resistencia contra la opresión nazi. Muchos quieren salvoconductos para viajar a Lisboa y de allí a Occidente, a la libertad.



El reencuentro con Lisa


Una noche llega Lisa (Bergman) al café de Rick acompañado de su marido, jefe de un grupo de la resistencia, que quiere salir de Casablanca para continuar su lucha contra los nazis. Lisa y Rick habían vivido en el pasado un intenso romance en París y Lisa no acudió al encuentro cuando ambos debían partir juntos. Rick se sintió abandonado por Lisa y le guardaba rencor.

Esa noche, Lisa se acercó al piano de Sam y le pidió que tocara Según pasan los años (As time goes by) el tema que la había unido con Rick. Nunca dijo “Tócala otra vez Sam”, sino “Tócala Sam. Toca “Según pasan los años”. Sam primero se negó pero luego accedió. Entonces, Rick sale de su despacho para increparlo y ve a Lisa.

http://www.youtube.com/watch?v=HM-E2H1ChJM&feature=related

La Marsellesa


La siguiente escena memorable, que me emociona cada vez que la veo y escucho, es cuando una noche, los oficiales alemanes, con los vasos de cerveza en alto comienzan a cantar marchas militares. El marido de Lisa, saliendo de la oficina de Rick, se dirige hacia dónde está la orquesta y ordena a los músicos: “Toquen La Marsellesa!”.

Estos miran a Rick, que observaba la escena desde la puerta de su despacho y éste asiente con la cabeza. La orquesta comienza con los acordes de La Marsellesa (el himno más hermoso que existe, independientemente de la nacionalidad de cada uno). Poco a poco los presentes en el Café van tapando las voces de los alemanes. Hay que ver esta escena y aquí está:



http://www.youtube.com/watch?v=-KL76edqCKc&feature=related

Faltaría un video del diálogo de despedida entre Rick y Lisa en el aeropuerto, cuando ella se dispone a partir junto con su marido con el salvoconducto que Rick tenía reservado para sí mismo. En la escena se pronuncia la famosa frase de Rick “Siempre nos quedará París”. Los rostros de ambos transmiten con notable elocuencia la emoción del momento.

Y por último, el final con la también archifamosa “Este puede ser el comienzo de una gran amistad”..

http://www.youtube.com/watch?v=cfxJCdBFuLk&feature=related

Estos han sido momentos para recordar que no podían faltar en este espacio.
J.T.

*

4 comentarios:

José Patricio Sabatini dijo...

Bueno, creo que lo has logrado José; me la voy a bajar. :)

José T. dijo...

Ja ja, muy bien tocayo, bienvenido al club !

Guille dijo...

"Me gusta Casablanca" - "Amo Casablanca" - "Casablanca la mejor pelicula de todos los tiempos" - "Que bueno que esta Bogart" - "Casablanca me pone" ....

Es lo que queda en el subconciente de todos los que seguimos este blog...

No me queda claro... Casablanca te gustó mas que Tonto y Retonto, no?

José T. dijo...

A Guille. Sí, pero no más que Torrente. (Algún día la vas a ver... aunque sea por curiosidad..)