22 de septiembre de 2013

Defensa cerrada (Petros Márkaris)

- Libro Nro. 211 leído en este blog -
Género:  Novela, policial
Año:        2006
Páginas:  416
Título original: Ámyna zonis
Traducción: Ersi Samará
Elegido por:    Autor   -   Género/Tema   -   Recomendación/Críticas
Lectura facilitada por la biblioteca de Mataró

Valoración: Muy bueno



Esta es la cuarta novela que leo de este notable escritor turco-griego que ya figura en la lista de mis preferidos. Petros Márkaris no sólo ofrece argumentos de corte policial muy bien desarrollados, sino que aprovecha para darnos una crónica periodística sobre la evolución (para bien o para mal) de Grecia, país en el que transcurren la mayoría de sus libros. Para ello ha creado un personaje que inmediatamente se gana la empatía del lector común (por lo menos ese es mi caso). Es el teniente de policía Kosta Jaritos, un hombre honesto con una familia normal que componen la esposa y una hija adolescente.

Defensa cerrada fue publicado en 2006 pero sus páginas nos sitúan en la Grecia de 1998, cuando ya comienzan a observarse indicios de una profunda crisis económica y social que estallará con toda su fuerza en los años venideros. De la mano de Márkaris y sus personajes somos testigos de ese fenómeno que actualmente agobia a los países de Europa meridional. Por lo tanto las novelas de este autor no sólo son tramas de intriga policial bien urdidas sino también denuncia social, algo que se agradece. Sus novelas aportan información además de entretener.

Atenas, escenario de esta novela
Desde que "conocí" a Márkaris en Con el agua al cuello, me dije "este escritor me gusta", así que después de Liquidación final, segundo volumen de una trilogía que comenzó con la anterior, me propuse leer toda la saga del inspector Jaritos siguiendo un orden cronológico. Dicho y hecho: leí Noticias de la noche y ahora Defensa cerrada. No obstante, ese orden probablemente me lo salte porque me entero de que acaba de publicarse "Pan, educación, libertad", la última de la mencionada trilogía. Después sí, a continuar con el orden establecido.

Kosta Jaritos es un personaje muy bien elaborado por su creador. Es un policía honesto que se muestra duro cuando su trabajo lo requiere, pero a la vez un hombre de hogar que mantiene una cálida relación de afecto con su esposa e hija y su principal entretenimiento es consultar diccionarios en los que constantemente descubre nuevas palabras y su significado, una manera como otras de cultivarse intelectualmente.

El comienzo de Defensa cerrada lo sitúa junto a su mujer pasando unos días de vacaciones en una isla griega, en la casa de su cuñada porque su magro sueldo de policía no le permite hacer otra cosa más que sacrificios para que su hija pueda ir a la Universidad. Estando allí se produce un terremoto con sus secuelas de personas sin hogar que no reciben la ayuda que debería brindarles el gobierno. Aquí mismo comienza a exponerse la crisis de la sociedad griega, que no es exclusiva del país helénico, de ahí que muchos lectores del sur de Europa, se sientan identificados y representados.

Ocurre en esos días un asesinato que Jaritos comienza a investigar, pero se le terminan las vacaciones y debe regresar a Atenas. Otro crimen, esta vez de un empresario de la noche. Con el correr de las páginas los dos casos se vinculan y aquí está la parte más farragosa del libro; una verdadera telaraña que el autor va tejiendo con gran meticulosidad y oficio hasta un final muy bien elaborado y abierto.... como para que el lector vaya en busca del título que le sigue.

El lector común, como el que esto escribe, debe prestar un poco de atención especialmente cuando se habla de cuestiones económicas y contables. Hecha esta salvedad, la lectura es amena sobre todo cuando aborda las relaciones familiares, dónde campea el humor y la ironía, pero todo es bastante creíble, son situaciones que nos podrían ocurrir a cualquiera de nosotros. Naturalidad podría ser la palabra para definirlo.

También realista. El escenario de esta novela es una vez más, la ciudad de Atenas con su tráfico caótico, manifestaciones, huelgas de basureros, humedad, lluvia, discusiones, mal humor y toques que pintan muy bien lo que es la sociedad actual. Alguien le pregunta si la policía puede defender a los ciudadanos de las mafias.

"¿Es una broma?. Somos incapaces de proteger a un ciudadano. Ellos tienen más dinero y mejores recursos que la policía. Además nosotros nos vemos limitados por las leyes mientras que ellos hacen lo que le da la gana”.

Hasta tiene críticas para el café griego, que ya no es el de antes. Por eso cuando lo pide dice invariablemente: "griego ma non tropo"
*
Sinopsis
El rico empresario Dinos Kustas, conocida figura de la noche ateniense y propietario de un lujoso restaurante y varios clubs nocturnos, es asesinado de madrugada. Todo apunta a que ha sido víctima de un ajuste de cuentas de la mafia. Sin embargo, para el comisario Kostas Jaritos algo no encaja: cuatro disparos hechos casi a ciegas no parecen obra de un profesional. Cínico, escéptico y obstinado, el investigador recorre las calles de Atenas, corroída por los intereses internacionales y la delincuencia, en busca de respuestas. Desde los bajos fondos hasta las altas esferas, Jaritos se adentrará en el lado más sórdido de la Grecia contemporánea, al tiempo que desvela un oscuro entramado de blanqueo de dinero y corrupción.
*
Primeras líneas

   Todo empezó con una vibración imperceptible, como si alguien correteara por el piso de arriba.
   -¡Un terremoto!- chilla Adrianí, presa del pánico. Los terremotos, las hambrunas y las inundaciones son su especialidad.
   -¡Será en tu cabeza! -respondo apartando la vista de las páginas del diccionario de Dimitrakos, donde había estado leyendo la voz "estío": estación del año que comienza en el solsticio de verano y termina en el equinoccio de otoño. No confundir con "hastío": tedio, disgusto, repugnancia.
   Hemos venido a pasar las vacaciones de verano en la isla y nos alojamos en casa de la hermana de Adrianí. Acepté el plan a regañadientes, porque no me gusta estar de invitado, siempre pendiente de los demás. Pero Adrianí quería ver a su hermana y, además, no nos conviene gastar mucho dinero.
   ...
*

El autor
Petros Márkaris (Estambul, 1937) estudió ciencias económicas en Viena y en Stuttgart, y posteriormente se trasladó a Atenas, donde reside. Guionista de televisión y autor teatral, ha colaborado en varios guiones del cineasta griego Theo Angelópoulos, como el de La mirada de Ulises. Es autor del volumen de ensayos La espada de Damocles, en torno a la crisis griega. La fama le ha llegado con la serie de novelas policiacas protagonizadas por el irónico y políticamente incorrecto comisario griego Kostas Jaritos, merecedoras de galardones como el Pepe Carvalho, el Premio Negra y Criminal 2011 y el Point du Polar Européen 2013: Noticias de la noche, Defensa cerrada, Suicidio perfecto, El accionista mayoritario, Muerte en Estambul, Con el agua al cuello y Liquidación final, publicadas por Tusquets Editores. Con Pan, educación, libertad, el nuevo caso de Jaritos, que culmina la exitosa Trilogía de la Crisis, Márkaris nos ofrece una ácida novela policiaca que sumerge al lector en el ya trágico día a día de los ciudadanos griegos, mientras desentraña las causas de la terrible situación que vive el país.

*
Otros libros de este autor leídos en el blog

Con el agua al cuello

Con éste, el primer libro que leo de Petros Márkaris, incorporo a mi lista personal de "amigos literarios" a este escritor griego nacido en Turquía y, por lo tanto, tengo agendado Liquidación final, la segunda parte de esta serie que se completa -según he leído por ahí- con Suicidio perfecto, a punto de reeditarse por hallarse agotada. Como muchos otros autores, Márkaris nos propone un protagonista central, en este caso el comisario de la policía griega Kostas Jaritos, un hombre común y corriente con el que el lector simpatiza rápidamente porque habla su mismo lenguaje, sin rebusques ni refinamientos idiomaticos. También como muchos otros, el relato es en primera persona, una fórmula que ha dado muy buenos resultados.
...
*
Noticias de la noche

Las dos novelas que había leído de este autor (Con el agua al cuello y Liquidación final) me dejaron tan buena impresión que decidí hacer algo que suelo recomendar: si descubres un escritor que te gusta, comienza a leer su obra en forma cronológica, y así lo hice, principalmente porque cuando el protagonista siempre es el mismo, es interesante conocer sus orígenes y seguir su evolución de manera ordenada. El personaje central es el teniente de la policía griega Kosta Jaritos, un anti héroe con el que el lector simpatiza de inmediato por su sencillez, naturalidad y sentido del humor, todo obra de la habilidad narrativa de Petros Márkaris. Noticias de la noche tampoco me defraudó, de modo que las restantes novelas irán cayendo poco a poco. La relación familiar de Jaritos (esposa e hija) está muy bien lograda y despierta en el lector el mismo interés que la trama específica de cada una de las novelas.
...
*
Liquidación final

Conocí a este escritor griego nacido en Turquía a través de la novela anterior a esta, Con el agua al cuello, la primera de una trilogía, y a partir de entonces lo ubico entre mis preferidos, más aún después de leer esta "Liquidación final", que no solo entretiene sino que es inquietante, y mucho. El escenario elegido es la Grecia actual, que vive una situación muy similar a la de España, Portugal y otros países, en mayor o menor medida. Manifestaciones callejeras, falta de trabajo, pobreza, desesperación, suicidios, ponen marco al trabajo profesional del comisario de policía Kostas Jaritos, el personaje creado por Petros Márkaris para transmitir al lector la crónica de una rabiosa actualidad.
...
*


2 comentarios:

Beatriz dijo...

Muy bueno este autor..Hace ver una cruda realidad, la explica y es muy ameno ya que siempre hay un caso por resolver en el medio de los problemas sociales, amén de su vida familiar muy graciosa y entretenida...

Jose Trepat dijo...

Gracias por el comentario sra Beatriz. Excelente la acotación. Usted podría tener su propio blog ya que es una devoradora de libros, me consta.